tentaculo derecho
Blogs Dark_Lord → Cuento sobre discriminación (boceto)
Dark_Lord

Últimas entradas en el weblog

Cuento sobre discriminación (boceto)

Escrito por Dark_Lord hace 11 días
Hace ya un par de meses que se me ocurrió este cuento sobre un tema bastante delicado, así que me animé a hacer una primera versión plan boceto. Quizás hasta lo presente a algún concurso. Agradecería vuestra opinión sincera al respecto:

Érase una vez que se era, una ciudad habitada sólo por números. La ciudad era un lugar alegre y pacífico, y bastante feliz. Allí vivían números de dos clases: los unos y los ceros. A los unos se les distinguía por su figura alta, delgada, esbelta. Vestían de blanco inmaculado y gustaban de llevar hermosos sombreros de copa. Eran de naturaleza alegre y despreocupada y eran queridos por todos. Los ceros eran más bien bajos y rechonchos. No, esa no es la palabra. La realidad es que eran gordos. Obesos. Tenían una gran tripa que hacía que los sastres de la ciudad tuvieran que esforzarse al máximo para poder confeccionarles trajes a su medida. Solían vestir con grandes chaqués negros y adoraban llevar bombines. Les daba un aspecto serio y majestuoso. Trataban de darse importancia, ya que muchos les creían unos perdedores. Pero allí no eran una nulidad en toda regla. Aquella ciudad estaba hecha a su medida y podrían ser cualquier cosa que soñaran. Convivían los ceros y los unos en completa armonía y su día a día no podía ser más satisfactorio. Llamaron a aquella ciudad “Binaria”, ya que unos y ceros, blancos, y negros, de traje o chaqué, con sombrero de copa o bombín, todos eran uno solo.
Pero a aquella ciudad, sin quererlo, había dejado fuera de sus fronteras a muchos otros números, muchos otros colores, y muchas otras formas de ser y de vestir. El mundo no consistía tan solo en dos opciones válidas, pero aquellos números lo habían olvidado. O tal vez, nunca lo habían sabido.
Una tarde de miércoles, llegó un número a aquella ciudad, alguien completamente nuevo, que nadie sabía de dónde venía y nadie parecía dispuesto a querer saberlo. Tanto unos como ceros se apartaban del camino del recién llegado, murmurando a sus espaldas y empezando a divagar toda clase de teorías.
- ¿De dónde ha salido este?
- ¿Habéis vistos que pintas lleva?
- ¡Y qué forma tan rara tiene!
- ¡Seguro que es un delincuente!
- ¡Ojalá se largue de aquí!
- ¿No tiene otro sitio donde ir?
Cientos de comentarios de ese estilo se oían por la calle. Tantos, que sería imposible reproducirlos todos aquí. En defensa de los ciudadanos de Binaria, me alegra poder decir que no todos reaccionaron así. Algunos trataron de conocer al nuevo.
- ¡Hola! ¿Quién eres?
- Soy cinco.
- ¿Y de dónde vienes?
- De muy lejos. Tenía ganas de conocer el mundo. Hay cientos de sitios que ver, mucha gente distinta a la que poder conocer.
- ¿En serio? ¿Tan grande es el mundo?
- Tanto que seguramente nadie podría conocerlo en su totalidad. Mira, estos son los lugares que he recorrido.
Y del bolsillo de su pantalón sacó una cartera llena de fotos de muchos y distintos sitios. Pero lo que más les llamaba la atención a estos pobres números era el colorido de las imágenes. No solo era la ropa de aquel cinco la que tenía colores imposibles de definir para aquellos unos y ceros, acostumbrados tan solo al blanco y negro. ¡Aquellas fotos eran un bombardeo de colores!
Aquel cinco demostraba que había mucho más que todo aquello que conocían. Y había quienes se sentían amenazados por ello. La ciudad se dividió en dos, pero aquella división ya no era entre unos y ceros, blancos y negros o cualquier otra cuestión exterior. Se dividían entre los abiertos al cambio y los que querían que todo siguiera como estaba. Lamentablemente, tomaron la decisión de llevarle a la cárcel más triste y oscura que tuvieran, acusándole de perturbar la paz de la ciudad. Le juzgarían públicamente, con el objetivo de avergonzarle. Así nadie se atrevería a dar la cara por él. Pero se equivocaban. No se habían molestado en tratar de conocer a aquel cinco, que no tuvo problemas para defenderse a sí mismo al verse sin abogado.
- Señores míos. Creo que ha habido una confusión. No se me juzga por nada que haya podido haber hecho. Este juicio es por lo que soy. Soy diferente a lo que ustedes conocen, pero eso no significa que sea malo. Soy un cinco, y no puedo hacer otra cosa que ser yo mismo. No puedo fingir ser algo que no soy. Ustedes son unos o ceros, y eso es genial. Pero yo no soy ni lo uno ni lo otro. ¿Por qué les da miedo eso? Sé que lo diferente nos puede asustar a veces, pero no tiene por qué ser malo. Sus colores blanco y negro son maravillosos, pero no deberían dejar que les impidan disfrutar de toda la gama de colores que tiene el universo. Sus trajes y chaqués son una preciosidad, pero hay miles de formas de vestir que se están perdiendo. ¿Y qué decir de mí? Hay mucha gente distinta a ustedes que será maravillosa a la que se pueden perder de conocer si siguen en su actitud. ¡Déjense de prejuicios! Reúnan el valor de enfrentarse a lo desconocido.
Nadie dijo nada. Ni hizo falta. Con muchos recelos, pero le dejaron quedarse. Le darían una oportunidad. No diré que fuera fácil ni que todos los cambios se hicieran en un día. Muchos llevaron años, pero poco a poco aquel lugar fue cambiando. Creció, abriendo sus puertas a toda clase de números y a los millones de colores del universo. Ya no todos los unos iban de blanco inmaculado, ni de traje perfecto. Ni todos los ceros se vestían con sus negros chaqués. Cada uno era libre de elegir como ser. Y volvieron a ser una ciudad feliz. Pero más de lo que nunca antes lo había sido. Y entonces supieron que realmente no habían sido felices del todo, porque les había faltado algo que no sabían siquiera que existía.

Escribir un comentario en esta entrada

Si tienes cuenta puedes loguearte aquí y, sino, puedes registrarte aquí.

Lo sentimos, pero es necesario.
    BBcode  —  Normas de convivencia
    1. Avatar de Allmanzor
      Allmanzor dijo hace 10 días

      @Dark_Lord: Valdrá la pena :)
    2. Avatar de Dark_Lord
      Dark_Lord dijo hace 10 días

      @Allmanzor: Es que ese dibujo es parte de esto. La idea es irle dando forma a las ideas poco q ppco
    3. Avatar de Allmanzor
      Allmanzor dijo hace 10 días

      @Dark_Lord: Creo que es lo ideal. Además unas ilustraciones como la que ya hiciste hace unas semanas le irían fenomenal. Números humanizados quedan geniales :)
    4. Avatar de Dark_Lord
      Dark_Lord dijo hace 10 días

      @Allmanzor: Mi idea era un cuento para niños, así que lo que me dices me encaja
    5. Avatar de Allmanzor
      Allmanzor dijo hace 10 días

      @Dark_Lord: Depende de a qué público hayas pensado dirigirlo. Creo que tal como está ahora, sería un gran cuento para enseñar en las escuelas. ¿Qué opinas?
    6. Avatar de Dark_Lord
      Dark_Lord dijo hace 11 días

      @Allmanzor: Quizás simplifique demasiado todo, ¿no?
    7. Avatar de Allmanzor
      Allmanzor dijo hace 11 días

      Es muy bonito el relato. Y una bella utopía. Aunque como indicas en el mismo texto, los cambios profundos llevan tiempo. Cambiar la base de una sociedad de un día para otro es un shock demasiado fuerte y creará resistencia. Hay que tener paciencia. Cosa difícil en el mundo de la inmediatez a que nos estamos acostumbrando...

      Hace poco oí un comentario sobre el renacer de corrientes homofabas y demás y, aunque suene duro decirlo, no me extraña. Hay un sector que por más que se insista con la aceptación y el cambio de mentalidad, se resiste y puede empezar a plantar cara tras un tiempo de relativa latencia. Es duro, pero creo que si hay un cambio profundo, será a partir de la próxima generación.