tentaculo derecho
Anuncio importante: Subcultura cierra el 31 de enero. Más info aquí.
Blogs Dr-Fleibur → Simpatía por la Señora Venganza
Dr-Fleibur

Últimas entradas en el weblog

Simpatía por la Señora Venganza

Escrito por Dr-Fleibur el 03/04/2011Frustraciones y Jolgorios
“Mi nombre es Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, voy a twittearlo para que todo el mundo sepa lo cabrón que eres”
Venganza, se nos llena la boca al decirlo, es una palabra que entra en nuestros oídos con fuerza, contundente, la RAE la define como 1. f. Satisfacción que se toma del agravio o daño recibidos .A fin de cuentas la venganza que básicamente consiste en dañar a otras personas nos aporta la misma satisfacción que nos puede aportar un sentimiento de cariño y afecto, considero la venganza como el polvo salvaje, desmelenado y sin compromiso de nuestros rencores, es sucio, inmoral y nos hace sentir asqueados con nosotros mismos pero sin embargo nos aporta una satisfacción tremenda.
Es la naturaleza cruel del hombre, nuestra cruel naturaleza la que nos hace disfrutar de ella como si fuera un sentimiento positivo más. Es muy bonito hablar de la dicha que producen el amor y las buenas obras ¿ Pero qué me decís del fastidiar a aquél que te ha jodido? ¿No nos regocijamos cuando vemos al rival hundido en la miseria? ¿Cuándo contemplamos la destrucción tanto física como mental del enemigo no esbozamos una sonrisa triunfal?
Desde luego no es un pensamiento nuevo, queda patente en la literatura que la venganza en si misma no es un tema de actualidad, Caín mató a Abel a grito de “ yo quiero ser el prefe del jefe”; Hamlet también hizo de las suya por no hablar del amplio arsenal de Condes de Montecristo que ha dado la novela de ficción. La venganza también es sinónimo de sangre y perversión, sin embargo para aquellos que tienen dos dedos de frente, las leyes del Estado y eso que llaman Constitución les impide perpetrar venganzas de sangre, es entonces cuando hablamos de Venganzas de Estar por casa.
La era de las redes sociales y los blogs son los nuevos vehículos para canalizar los rencores y odios de manera fácil y sin repercusiones, es la era de los estados lapidatorios de Tuenti, la era de las páginas crueles de Facebook , una galaxia de blogs y foros para la creación de rumores y acusaciones, para la subida asesina de fotos comprometidas, para el ciberacoso en formato loquendo. Todo una artillería para la cobardía, para atacar desde la trinchera.
A nivel terrenal y fuera de plataformas virtuales abundan las venganzas sutiles, las coñas informativas bañadas en un tinte de buen rollo para ocultar una broma hiriente , la condimentación en un despiste de la comida del ajeno y una de mis favoritas, la negación del saludo. Todo esto queda como una forma de masturbación mental que sin llegar al sexo nos calma y nos deja satisfechos para poder dormir sabiendo que aún siendo de forma subliminal has podido dañar a tu enemigo.
Recientemente y sin tener en demasía la culpa de ello me he visto en primerísimo plano rodeado de estas venganzas extrañas y patéticas. Servidas con un cinismo atroz y rancio. Hasta hace poco no sabía que el odio podía unir más que la propia amistad pero visto lo visto parece ser que me he equivocado.
No apoyo la venganza. Me parece autodestructiva y loca, un sustituto horrible del amor. A todos nos gusta sentirnos como un “Old Boy” cualquiera pero si dedicas toda una vida a la venganza ¿ Qué nos quedará después? Caín llevó la marca de apestado en su cara y Hamlet murió de forma horrible, pocas venganzas (salvo la de cierta novia vestida de amarillo) acaban como realmente se desea. En el mundo real no hay finales en los que sonrías desde un descapotable mientras sientes el viento en la cara, el final más frecuente es verte retorcido de dolor por el cáncer corrosivo que es el odio.
Y en el escalón más bajo se encuentra la venganza del pintamonas, el último mono que escribe y dibujas sobre aquellas cosas que le amargan la existencia en su día a día. Ese soy yo , otro vengador de medio pelo que ha sustituido la espada por un portaminas y un rotulador negro.
No apoyo la venganza, ya lo he dicho pero en ocasiones una venganza artística, hasta una venganza contra ti mismo y tus defectos te aporta el bienestar necesario para sobrevivir un día más en este lugar que llamamos mundo sin volverte loco.

Escribir un comentario en esta entrada

Si tienes cuenta puedes loguearte aquí y, sino, puedes registrarte aquí.

Lo sentimos, pero es necesario.
    BBcode  —  Normas de convivencia
    1. Avatar de Azuki-chan
      Azuki-chan dijo el 03/04/2011

      jejejeje, me siento avergonzada porque la verdad es que, aunque yo tampoco creo que la venganza sirva para algo, la verdad es que también me he visto envuelta recientemente en una. No la hacía yo, pero en cierta forma la he sentido y la verdad es que lo he visto un poco tonto pero igualmente no he hecho nada por evitarla o arreglarlo. ¿Soy como el resto de gente? creo que si... pero eso no significa que uno no pueda sentirse bien haciendolo (aunque solo de vez en cuando) ._.
      xDD me ha encantado la tira!!!!