tentaculo derecho
Blogs juancax → Candente Despertar

Últimas entradas en el weblog

Candente Despertar

Escrito por juancax el 16/07/2017
Mi nombre es Sara, soy una joven mujer de 23 años. En una palabra me puedo definir como una mujer muy cachonda en todos sentidos.

Quiero compartir con ustedes algo muy excitante e intimo que me sucedió a principios del año en curso.

Era una noche como cualquier otra, a la hora de siempre me había ido a acostar y pasados unos minutos me quedé dormida, no sé cuanto tiempo habría pasado, pero mi sueño había sido interrumpido.

La ropa de cama que me cubría había sido retirada de mi cuerpo, dejandome solo en el breve baby-doll que uso para dormir y las pequeñas pantaletas que es día habían cubierto mis partes íntimas.

Aun con asombro y a medio dormir sentía como unas manos se deslizaban por mis senos acariciándolos, otras mas hacían lo mismo en mis pantorrillas y muslos. No estaba plenamente cierta de lo que estaba pasando y poco a poco fui recobrando la lucidez, el manoseo continuaba sin poderlo evitar y sin querer hacerlo, ya que me proporcionaba un placer nunca experimentado, estaba siendo cachondeada a cuatro manos.

Habían sacado mis tetas del baby-doll frotándomelas en directo y por abajo las otras manos habían llegado a mi abultada panocha por debajo de las minúsculas pantaletas frotándome la vellosidad pélvica y buscando con sus dedos la separación de mis labios vaginales porno sushi peliculas xxx. Yo me dejaba complacida y de mi papaya empezaban a emanar los fluidos vaginales.

Entre los jadeos que me provocaban la extrema cachondez a la que estaba sometida pude fijar la vista en los calientes intrusos que sin mi consentimiento simultáneamente disfrutaban manoseando mi cuerpo.

No podía creer lo que estaba viendo, aquellos dos ardientes sementales eran nada menos que mi padre y mi hermano, sí, ¡Mi Padre y mi Hermano!, que como animales en brama manoseaban sin recato mi cuerpo casi desnudo. Ellos estaban en completa exposición de sus cuerpos candy girls bcn escorts barcelona sin ropa alguna y sobresalían de su peluda entrepierna dos enormes toletes en completa erección. Alternaba mi incrédula mirada entre sus ojos y aquellos espléndidos especímenes de verga a cuál más colosal, de no menos de 24 centímetros, de los que colgaban sus enormes güevotes seguramente bien cargados de esperma.

Ignoraba los motivos de aquel, para mí, sorpresivo ataque sexual y desde cuando mi humanidad les provocaba aquellos bajos y ardientes instintos. Eso era lo de menos, en aquel momento me sentía tan cachonda que no me importaba que mis familiares estuvieran gozando mi cuerpo, solo me importaba el placer que eso me proporcionaba y me dejaba manosear a placer. Mi padre continuaba masajeandome las tetas comics porno y mi hermano las piernas y la vulva e intentando bajarme las diminutas pantaletas.

Mi padre acercaba peligrosamente su tolete a mi rostro, quizá como invitación a que se lo besara o mamara, él se inclinó a chuparme las chiches y aproveché para asirme con una de mis manos de su vergota y frotarle discretamente, su camote es tan grueso que no podía tocar mi dedo medio con el pulgar. Mi hermano había conseguido quitarme los calzoncitos y besándome los muslos subía poco a poco rumbo a mi peludo monte de Venus. Estaba tan caliente para entonces que permitía que me cachondearan sin oposición alguna, incluso cooperando ampliamente con ellos.

Hector, mi hermano, ya había llegado a mi raja sexual chupándome el clítoris y degustando mis jugos vaginales que a borbotones fluían de mi candente papaya. Me convulsionaba de placer sin tratar de ocultar el deleite que me estaban dando. Mi padre dejó de chuparme las chiches para incorporarse y acercar su enormidad sexual a mis labios en tanto yo le seguía chaqueteando, ahora con toda enjundia, cuando tuve su verga en mis labios le besé la crecida cabeza de su macana y entreabriendo la boca la fui metiendo para mamarle con pasión desmedida tratando de darle un placer similar al que mi hermano me proporcionaba en mi vulva.

- "Sarita, que rico me chupas la verga hijita" -. Decía mi padre alentándome a mamarle más y metía su vergón lo más que podía en mi boca y jugueteaba con mi lengua en la cabeza de su pitote.

Minutos mas tarde me cambiaron de pose, mi hermano quería sentir mi boca en su pene y mi padre probar el sabor de mis encantos íntimos.

Sin mas me puse en "cuatro patas" sobre la cama, con una mano acariciaba los güevos de Héctor mientras le besuqueaba y chupaba la cabeza de su tremenda macana, en tanto mi padre se daba gusto besándome las nalgas y pasando su inquieta lengua por mi babeante raja sexual y mi apretado culito, mientras con una de sus manos masajeaba mi velludo videos hentai monte de Venus.

El enorme pene de mi hermano entraba en mi boca y garganta a mas de la mitad, mi padre solo despegaba su boca de mis rinconcitos íntimos solo para alabar el aroma y sabor de mi culito y mi papaya, "Sara, que sabroso trasero tienes, me fascina tu lindo culo y tu peluda raja" me decía con voz entrecortada por la excitación que le invadía al igual que a mi hermano y a mí.

Sin decir nada mi progenitor se incorporó y empezó a penetrar su enormidad sexual en mi mojada hendidura de placer, sentía que su colosal vergota me partía en dos, sin embargo lejos de tratar de evitarlo recibía con intenso placer su camote y sacando momentáneamente la gran verga de mi hermano de mi boca, le animaba repitiéndole incansablemente, "Cógeme papi, cógeme rico" y movía mi cadera al compás de los embates de su tolete en mi vulva.

Después de varios minutos, mi hermano exigía penetrar con su ricura mi cuerpo tal como mi padre lo estaba haciendo, cambiaron de posición y ahora Hector me envergaba la vulva y mi padre me daba a mamar su vergota haciéndome probar mis propios jugos vaginales lamiéndole la vergota desde los güevos hasta la cabeza de su enorme y sabroso instrumento de deleite. El vientre de mi hermano chocaba sonoramente contra mis nalgas en cada metida de verga que sin piedad me daba haciéndome gozar y, sacando momentáneamente la verga de mi padre de mi boca, proferir frases cachondas impulsándolo a darme mas verga.

Mientras mi hermano me seguía cogiendo, mi padre se separó de mí y tomando un frasco de crema que había en el tocador, con el dedo medio tomó una buena cantidad y sentándose en la orilla de la cama me ordenó que me parara frente a él dándole la espalda, me empinó y me empezó a embarrar la crema entre mis nalgas metiéndola en mi culito, era evidente que me habría de encular, yo dudaba que en mi apretado orificio anal cupiera tal enormidad de verga. Sin embargo estaba tan cachonda que deseaba tener su colosal plátano incrustado entre mis ardientes nalgas.

Una vez que tuve suficientemente lubricada mi colita, mi padre me ordenó sentarme en su monumental camote, colocó la cabezota de su ricura en mi pequeño ano y flexionando las piernas me fui sentando, me abría las nalgas con ambas manos y su vergota no podía entrar en mi apretado culito, soportando el dolor que me causaba apliqué todo mi peso sobre su vergota y poco a poco mi culo se fue abriendo para dar paso a su enormidad sexual devorando la cabeza y cada centímetro de su macana, todo ello ante la mirada impaciente de mi hermano que esperaba su turno de encularme.

Una vez que mis nalgas se asentaron en el vientre de mi padre supe que todo su descomunal camote estaba dentro de mi culo e intestino, el dolor era intenso, pero el placer era mayor. Impulsándome en las piernas fui sacando lentamente algunos centímetros, para volver a sentarme en tan delicioso caramelo, así una y otra vez hasta tomar cierta velocidad ante la distensión de mi conducto excretor. Mi hermano no perdía el tiempo dándome a chupar su camote, entre chupada y chupada animaba a mi padre diciéndole "Que rico me enculas papi… Cógeme mas por mi culito… Jomy, jomy métemelo mas por mi colita".

Sorpresivamente Hector me separó las piernas y acercó su vergota a mi babeante papaya y mientras mi padre me seguía cogiendo por el culo, se echó sobre mí y me metió la verga en mi raja dándome la deliciosa doble penetración por primera vez en mi vida. Era indescriptible el placer que mi padre y mi hermano me daban cogiéndome simultáneamente en forma acompasada por mis orificios íntimos.

Varios minutos después de estarme cogiendo ambos, decidieron que ahora le tocaba a Hector disfrutar de mi culito. Me puse en pie sacándome momentáneamente las enormes vergas de mi cuerpo, mi padre permaneció recostado y dándome media vuelta me monté en él incrustándome yo misma su poderoso camote en mi papaya, estaba empinada dándole a mamar mis tetas, levanté mi cadera ofreciéndole mis nalgas a mi hermano, las colmó de besos y lamidas así como a mi candente culo que ansioso esperaba la visita de su enormidad sexual.

En tanto mi padre metía y sacaba su vergón de mi mojada papayita, me abrí las nalgas con ambas manos y Hector clavó con lentitud su camote en mi goloso culito alojando la totalidad de su enorme ricura en mi recto e intestino. Dio inicio el acompasado vaivén de sus vergotas placercams chat porno en mis rinconcitos íntimos llenándome de la lujuria mas extraordinaria jamas sentida, los deliciosos orgasmos a que me llevaban se sucedían unos tras otros en espectaculares y mojadas venidas haciendo brotar de mi papaya inusuales cantidades de fluido vaginal.

Pasaron los minutos en los que no cesaba de gritarles "Que rico me cogen y enculan... No se detengan síganme cogiendo por el culo y la papaya", "Soy su putita disfruten de mi cuerpo que yo estoy gozando sus vergotas sabrosas", "No son mi padre y mi hermano, ni yo su hija y hermana, soy su puta cachonda y ustedes mis padrotes, mis picadores, mis camotes sabrosos y calientes", "Me encanta la verga fraterna, no dejen de cogerme el culo y la papaya que lo hacen muy rico, disfruten el cuerpo de su putita cachonda…Disfruten de mi cuerpo".

Parecía que aquel placer celestial no tenia fin, me cambiaron de pose varias veces en las mas variadas formas desconocidas, hasta entonces, para mí, en las que aprovechaba para mamarles la vergota a ambos, pero en todas me daban la doble penetración culo-papaya alternándose para visitar mis candentes hoyos, especialmente en mi, hasta entonces, virginal "pedorrito" como le llamaban ellos, que no dejaba de desear tener dentro a los extraordinarios y sabrosos visitantes en los que se habían convertido las supremas vergotas de mi padre y mi hermano.

No sé cuanto tiempo pasó, por fin mis cogedores estaban a punto de descargar su esperma ante el intenso placer que les daba disfrutar mi cuerpo, mi padre fue el primero en manifestar su deseo de eyacular. Sacó su vergota de mi papaya y la llevó a mi boca, "Me quiero venir en tu boca Sarita, para que tragues el semen de tu padre", me dijo, en tanto mi hermano me seguía enculando sin piedad. Chupaba extasiada el camote de mi padre cuando extraordinarios chorros de leche inundaron mi boca, tragaba su esperma con deleite evitando me ahogara con su licor viril.

Apenas había degustado la ultima gota de la leche del garrote de mi padre, cuando Hector sacó violentamente su vergota de mi culito, metiéndola entre mis labios para que se la mamara, dos o tres chupetes y ahora era él quien descargaba su esperma en mi boca, que mas tardaba en tragar que en ya tenerla llena nuevamente, era una venida superior a la de mi progenitor. Era tal cantidad de leche que emanaba de su tranca que sentí que me ahogaba y empecé a toser bruscamente.

La intensa tos me hizo volver a la realidad, ¡Desperté! y al tomar conciencia, supe que todo había sido un sueño húmedo y vaya que fue húmedo, los abundantes flujos vaginales escurrían por entre mis muslos y mis pequeñas pantaletas estaban empapadas y estaba en un grado de excitación como nunca antes. Había sido un sueño cachondisimo en que disfrutaba del sexo incestuoso con mi padre y mi hermano simultáneamente lo que me daba placer doble, lo que nunca se me había ocurrido ni en mis fantasías más cachondas.

Desde la mañana siguiente, y hasta la fecha, al ver a mi padre y a mi hermano vienen a mi mente las escenas vividas en mi sueño y me pongo cachonda y enseguida se me mojan las pantaletas. Sé que con mi padre sería imposible algo así, pero con el caliente de mi hermano no pierdo la esperanza de que pronto les pueda contar como fue que me cogió por la boca, la papaya y mi "pedorrito".

Escribir un comentario en esta entrada

Si tienes cuenta puedes loguearte aquí y, sino, puedes registrarte aquí.

Lo sentimos, pero es necesario.
    BBcode  —  Normas de convivencia